Entrada número 100 del blog

Hace algo más de dos años, concretamente en septiembre de 2017, comencé el proyecto «Brokilón» para combinar dos de las actividades con las que más he disfrutado en mi tiempo libre desde que era pequeño: leer y escribir.

Ahora, después de cien entradas, me despido temporalmente. Es el momento idóneo para ello. Debido a la carga de trabajo que afronto en el día a día, no puedo seguir actualizando el blog de manera regular. Por eso, antes de iniciar este parón provisional, me gustaría dar las gracias a todas las personas que seguís el blog y leéis las entradas, sobre todo a quienes alguna vez las han compartido, han dejado un «me gusta» o han comentado en ellas. Es algo que siempre se aprecia.

Espero que el tiempo y el esfuerzo que he invertido en la redacción de cada entrada —sobre todo en las más recientes, pues, durante estos años, ha habido una progresión en la dedicación y en la consecuente calidad final de los textos— hayan resultado provechosos de un modo u otro.

Hasta pronto.

J.